En 2013 este Belén no se ha instalado.

El belén de Bujaraloz está construído íntegramente con materiales naturales obtenidos en el entorno de Bujaraloz.

Los edificios están trabajados con piedra de cantera de los campos próximos; a escala de las construcciones reales, incluso los encofrados de sus arcos.
Las tejas son de arcilla cocida facilitada por un alfarero tradicional del vecino pueblo de La Almolda.
La madera procede de puertas antiguas y su envejecimiento es consecuencia del tiempo.
La decoración vegetal recrea con fidelidad el paisaje monegrino, incluyendo el musgo y las hierbas de especies autóctonas.


Destacan en el conjunto dos edificios característicos del paisaje de Bujaraloz:
El molino de viento, que intenta recuperar la imagen del que en su día aquí existió y que se ha construido con las piedras propias rescatadas de sus ruinas; y El Arco, fiel reproducción del que actualmente preside su Plaza.
El conjunto es obra de Carmelo Flordelis.

DE INTERÉS

Cruce de caminos entre la tradición y modernidad, entre el secano y el regadío, entre un duro pasado y un futuro más esperenzador que nunca, Bujaraloz es el lugar ideal si buscas una sabia combinación de naturaleza, cultura, tradición y modernidad. Ven y disfrutarás de unos atardeceres incomparables, del sosiego de la estepa monegrina y de un magnífico cielo estrellado que sirvió de inspiración a nuestro ilustre navegante y cosmógrafo Martín Cortés de Albacar.

Situado a 67 Km. al este de Zaragoza, a unos 138 km. de Huesca, y 251 km. de Teruel; Bujaraloz ha sido considerada siempre la capiutal de los monegros zaragozanos.
Su privilegiada ubicación por ser paso aobligado entre Madrid y Barcelona y entre las provincias de Huesca y Teruel hace que en su término municipal confluyan importantes vías de comunicación: desde Zaragoza ó Lérida, por la N-II ó la AP-2 y desde Caspe o Sariñena, por la A-230.

Volver